• Sergio Viniegra

El triángulo de hierro y el Business Case

Actualizado: 22 jun 2021

Hace un par de semanas recibí solicitudes de aclarar lo señalado en mi post "Cómo medir el éxito de un proyecto" referente a la relación que existe entre el triángulo de hierro y el Business Case, a lo largo de este post trataré de dejar claro es punto y sobre todo las razones de esto.


¿Qué es el triángulo de hierro?

El triángulo de hierro no es otra cosa mas que la representación gráfica de la correlación entre 3 variables y/o supuestos que son a su vez las tres principales restricciones o puntos a cuidar para asegurar la adecuada implementación/administración de un proyecto, propuesta de negocio y/o de mejora. El triángulo de hierro se muestra en la siguiente imagen:



Objetivo tiene que ver con el resultado deseado al concluir la implementación del proyecto/propuesta de negocio, en términos del Project Management (PM) se le conoce como alcances del proyecto. El tiempo representa como su nombre lo indica el tiempo que se tiene para desarrollar el proyecto y cumplir el objetivo deseado a lo que el PM denomina cronograma. Por su parte el costo hace referencia a la cantidad de recursos (dinero/plata y/u otros) necesarios para desarrollar el proyecto en sus distintas etapas y así cumplir sus objetivos, mismo que el PM denomina presupuesto y/o recursos. Un proyecto tiene mayores posibilidades de cumplir con sus objetivos deseados si logra un balance entre estas tres variables, sus objetivos, su tiempo de ejecución y su costo de implementación, el triángulo de hierro asigna un vértice a cada uno y al final lo que muestra es la correlación entre estas tres variables dejando claro que si desea modificar alguno de estos vértices se debe modificar por lo menos uno de los dos restantes. Si por ejemplo se quiere mejorar/incrementar el objetivo inicialmente establecido, se tienen que utilizar más recursos y/o emplear más tiempo; por el contrario, si se desea disminuir el tiempo de su ejecución se deberán incrementar los recursos y/o disminuir el alcance/objetivo del proyecto.


Como se puede apreciar en la gráfica anterior, si yo quiero incrementar el resultado (línea roja) voy a requerir incrementar el uso de recursos, presupuesto si es que deseo mantener el mismo cronograma; por otro lado, si tengo la necesidad de reducir el tiempo de ejecución (línea azul), manteniendo el mismo presupuesto, tendré entonces que obtener un resultado menor al objetivo inicialmente establecido.


¿Qué tiene que ver con el Business Case?

Está por demás decir que el objetivo del proyecto/propuesta de negocio y/o de mejora, su tiempo de ejecución y su costo de implementación tienen que estar claros y muy bien definidos antes de comenzar con su implementación, ya que en primera instancia nos permitirá conocer y dimensionar los beneficios que aportará, su duración y el presupuesto necesario para asegurar su implementación y en función a lo anterior tener también claro si vale la pena o no poner en marcha el proyecto. El Business Case como he venido señalando a lo largo de este blog es una técnica que se concentra en identificar y cuantificar lo bueno (objetivo), lo malo (uso de recursos) y los riesgos que implica poner en marcha un proyecto, una propuesta de negocio y/o de mejora, analiza también otros aspectos complementarios como los supuestos, alcances, límites y dependencias que permiten a su vez determinar el tiempo que tomará implementarlo.

Independientemente que el Business Case ofrezca los elementos para tener claro si es buena decisión o no implementar el proyecto/propuesta analizada, deja claros sus objetivos, su costo y el tiempo que llevará implementarla, es decir, genera la información necesaria para conformar el triángulo de hierro, necesario para representar gráficamente la correlación entre estas variables y dar seguimiento oportuno al proyecto; pero no solamente esto, al identificar los riesgos pone sobre la mesa los elementos necesarios para controlar la incertidumbre asociada con el proyecto, asimismo identifica dentro de la sección "Recomendaciones" aspectos cualitativos que son fundamentales para asegurar su correcta implementación. Si bien el éxito en la administración de un proyecto está asociado con la habilidad del administrador del proyecto para identificar, negociar, mediar e integrar el objetivo, tiempo y costo, es decir variables cuantitativas restrictivas, existen otros factores de carácter humano que también juegan un papel fundamental al implementar un proyecto, tal es el caso de trabajo en equipo, involucramiento de los colaboradores, entre otras. Un análisis cuantitativo de la propuesta no es suficiente para ofrecer los elementos que permitan una adecuada administración del proyecto, debemos tener claras cuáles son sus dependencias, su alcances, límites y cualquier otro tipo de información que asegure contar con un contexto lo más completo posible y que lleve a decidir sobre si vale la pena o no implementar la propuesta analiza y si es así sobre qué términos debe realizarse.

El Business Case no solo se limita en ofrecer la información/análisis para conformar el triángulo de hierro, ofrece otros elementos no cuantitativos que permiten un mejor entendimiento sobre lo que sucederá si se implementa el proyecto/propuesta en cuestión y por ende tomar una mejor decisión.









51 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo