• Sergio Viniegra

De mesero a especialista

Olvidemos por esta semana el Business Case, proyectos, etc. hoy te voy a platicar cómo fue que llegue aquí, platicándote cada 15 días sobre qué hacer y qué no hacer para mejorar la forma en la que analizas o puedes llegar a analizar una idea/proyecto/propuesta para en primera instancia tener claro si vale la pena implementarla y en segundo término contar con mejores bases y contexto para planificar de mejor la implementación de esa propuesta si es que decides implementarla.

Aunque suene extraño yo comencé esto con un bar, sí, tal cual!!! corría el año de 1996, la situación económica de México no era la mejor y me encontraba enjaulado en un trabajo que no me gustaba, al menos así me sentía a mis 26 años, nunca me gustaron los espacios cerrados y con poca luz, yo trabajaba en una oficina de gobierno en el séptimo piso, no había muchas oportunidades de trabajo, así que decidí formar un negocio propio y me dediqué algunos meses a identificar el negocio que quería formar y bueno, llegué a la conclusión que debía ser un bar; independientemente de la situación económica en un país, siempre hay dinero/plata para beber y divertirse, pero había un problema......no tenía plata/dinero para echarlo a andar, así que la única forma de crear ese bar era a través de un socio capitalista, por lo cual debía buscarlo y para convencerlo debía presentar un plan de negocios, la buena noticia en ese momento era que sabía cómo hacerlo, ya que en la universidad tomé un diplomado de pequeñas empresas que incluía un curso de durante un semestre para aprender a hacer planes de negocios y no sólo eso, me dio la oportunidad de tomar clases con uno de los mejores maestros de nombre Rodrigo Villarreal Bremer, realmente disfruté esa clase como pocas en mis estudios universitarios. Bueno regresando al tema, elaboré el plan de negocios y en mi primer tiro convencí al inversionista y bueno, se montó ese bar bajo el nombre de 1910, mismo que por cierto fue un éxito durante 2 años seguidos, viernes y sábados entraban más de 500 personas por día (yo soy el de la derecha. hasta mi santa madre QACTG ahí sale!).



Ya en el tercer año de operaciones y como las cosas no iban tan bien como al principio, empezaron los problemas en la sociedad y al final decidí terminar con esa etapa y como en ese entonces me quedaba claro que sabía hacer planes de negocio, con 29 años me lancé a formar mi despacho especializado en este tema. Como la mayoría de los casos arrancó lento y poco a poco fui ganando experiencia y clientes hasta que un día uno de las tiendas departamentales más importantes de México me contactó a través de un amigo para saber si podía hacer Business Cases, honestamente no tenía ni idea de lo que se trataba pero no me podía dar el lujo decir NO!, por lo que mi respuesta fue un rotundo y seguro SI!, mi ventaja era que existía ya el internet y sólo era cuestión de dedicarle tiempo a investigar sobre el tema. Me metí durante 2 días completos a investigar todo lo que pudiera llegar a encontrar sobre el tema para armar mi propuesta de trabajo y la verdad me sorprendí, de lo que encontré. Voy a hacer una pequeña pausa, antes de investigar sobre el Business Case tenía una molestia con el plan de negocios, ya que en más de una ocasión me tocó destinar junto con mi cliente 6 a 7 semanas de nuestro tiempo elaborando las estrategias, la forma que se implementarían y al final o casi por terminar, nos dábamos cuenta que el modelo de negocio no funcionaba; esto es, no era viable, ya me había pagado sí pero en mi mente decía "debe existir una forma más eficiente para analizar y medir un negocio/idea". Cerrando el paréntesis anterior y regresando al tema, te platico que una vez que investigué que era el Business Case, sus alcances y objetivos me di cuenta que era lo que estaba buscando, esa forma de analizar de forma rápida y concreta si la propuesta/idea era viable; terminé de generar mi plan de trabajo, lo presenté, me lo aceptaron y transcurridas 3 semanas entregué una mezcla entre Business Case y Plan de Negocios, mismo que por cierto sirvió para que decidieran no implementar la propuesta analizada y sólo tomó 3 semanas generar dicho análisis. Realmente estaba yo entusiasmado, lo cual me llevó a querer saber más, siempre he sido medio curioso y con un cierto complejo de Sherlock Holmes, me dediqué a buscar dónde podría capacitarme de forma más completa en el tema y llegué a Solution Matriz y Martin Schmitdt en Boston, todo estuvo muy bien hasta que se me ocurrió investigar el precio y oh surpise!!!!(ya me sentía en Boston, jaja!) 3 días, $1,700 y no incluía ni avión, ni hospedaje, hoy en día cuesta $2,475, pero eran tanta mis ganas que prácticamente todo lo que recibí con el Business Case elaborado y un poco más (había que traer regalos a mi esposa y mis dos hijas, sin mencionar el Clam Chowder en el Union) me lo gasté en el viaje, además no conocía Boston!

Dos meses después el Serch (así me dicen mis amigos) ya estaba en Boston junto con 10 participantes más tomando el curso de Martin, recuerdo que fue a finales de enero, hacía frío pero no tanto y si si así fuera el curso era en un hotel así que no había mucho problema.

Honestamente el curso no fue lo que esperaba, se me hizo muy financiero, numérico, pero dediqué mi atención a absorber lo mas que pudiera y a desquitar hasta el último dólar, lo cual recuerdo fue comiéndome mi último hocho(hotdog) en Manhattan una noche antes de tomar mi vuelo de regreso a México (yo en Boston).




Ya una vez en la realidad buscando desesperadamente justificar mi viaje con mi esposa, jaja! poco a poco fui dedicando más y más tiempo a la elaboración del Business Case y menos al plan de negocios como resultado de que la mayoría de mis clientes buscaban al plan de negocios como un medio para analizar la viabilidad de su idea, entonces y a pesar que el plan de negocios representaba más ingreso para mí, les recomendaba elaborar un Business Case y hasta la fecha no he recibido ninguna queja al respecto, ya que si una vez terminado el Business Case se decidía continuar, gran parte del camino para la planificación del proyecto estaba identificado, lo cual por cierto, no necesariamente incluía un Plan de Negocios. Hoy en día el plan de negocios que elaboro dista mucho del "libro" que se generaba años atrás, un simple mapa mental es más eficiente y fácil de transmitir y por ende de implementar que un documento, es por eso que incluso las sesiones de planificación estratégica que modero para empresas también se fundamentan en mapas mentales. Si me preguntas, y aunque no me lo preguntes te platico!! es la gran ventaja de ser el dueño del tablero, jaja! conocer y especializarme en el Business Case fue una bendición producto de 3 factores:

  • Necesidad de dar un mejor servicio

  • Decir si en el momento adecuado

  • Deseo de aprovechar una oportunidad

Realmente disfruté platicando mi historia de forma escrita, el título dice de Mesero a especialista por que independientemente que fuera socio y gerente, varias veces me tocó hacerla de mesero e incluso de ayudante de mesero, espero que te deje algo bueno en tu día, en otro post te platicaré como fué que me enfoque a compartir la técnica del Business Case en las distintas formas que hoy día utilizo para hacerlo, mientras tanto y como dicen en el Ecuador....Chao, chao!

Photo by Louis Hansel on Unsplash





45 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo